Adiós Doctora…

Y un día nos dejó. Por eso amanecimos tristes, impotentes pero también agradecidos y memoriosos.

Mientras la Municipalidad decretó tres días de duelo por el fallecimiento de Nora Allende y los comentarios y testimonios de vecinos la recordaban en los medios y redes sociales, hubo un momento que describe la huella indeleble que dejó como profesional y persona en el lugar que siempre amó junto a su esposo Osvaldo .

A las 18 la comunidad decidió evocarla y recordarla con bocinas y aplausos que primero empezaron en cada hogar y que luego un grupo de vecinos trasladó a la Avenida Belgrano que tantas veces transitó cuando regresaba del hospital o que era escenario de sus paseos en los últimos años.

Sobran las palabras para explicar lo que pasó a esa hora. Simplemente decidimos estar allí con nuestra cámara.