Dario Muñoz, cuando la música y el talento llegan lejos

Pocos saben que aquellas películas de artes marciales que fueron furor en un tiempo lejano y que se exhibieron en el viejo cine donde hoy funciona la sede del PJ local fueron inspiradoras, estimulantes y dejaron una huella en él.

El mundo oriental que mostraban, los escenarios de mágicas secuencias de peleas, los héroes como Bruce Lee, los lugares milenarios y todo lo que rodeaba esos filmes quedaron en su memoria. Por eso, admite que siendo niño se prometió ir «allí«.

Ese «allí» donde se imaginó fue la tierra «del origen del sol» adonde como si fuera una historia de las muchas que soñó, llegó en el 2001 y regresó otras cinco veces mas gracias a una habilidad que lo distingue aquí, en la provincia y el extranjero.

A diferencia de muchos de los entrevistados admite que el período de aislamiento lo encontró distendido y feliz de tener tiempo para tocar la guitarra, esa amiga que lo ayudó a cruzar el mundo.

Música, viajes, Oriente o su amor por los perros son temáticas que de antemano sabemos estarán en la charla. Sin embargo, el audio que compartimos en dos partes deviene en un testimonio donde nos cuenta sobre actividades que no le conocíamos como el buceo, el charango, la verdad sobre el gusto japonés por el tango o el cómo llegó al país del sol naciente.

En un impasse creativo, Dario deja de lado sus ensayos diarios y abre un arcón de recuerdos que nos permite conocer cómo llegó a la música, cómo se forjó su carrera, su trunco viaje a España, el amor por su familia y otras tantas historias que comparte como si estuviera tocando en el Parque Memorial de la Paz de Hiroshima, uno de los tantos lugares emblemáticos donde llevó su talento.

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de escucharlo tocar estaría de acuerdo con el hecho de que por donde pasa deja un sello de artista serio y talentoso pero también humilde y agradecido. Capaz de sentirse pleno y feliz estando en Cosquín o en Paso Grande, de recordar agradecido como el pueblo de La Toma lo ayudó para costear el viaje a Japón o de admitir que la música le dejó muchas experiencias de vida: «muchas más de lo que yo esperaba«.

8 pensamientos sobre “Dario Muñoz, cuando la música y el talento llegan lejos

  1. Dario, una gran persona, una historia de vida hermosa, un talento bien NUESTRO!
    Un gran Embajador Cultural.
    La humildad personificada.
    Una destreza inusual! Este reportaje hace justicia con esta gran persona! En algun momento vendran tiempos de reconocimientos para estas personas del arte que son nuestras y no son valoradas!!

  2. El mejor de los mejores, persona extraordinaria, gran músico y ese amor hacia los animales que lo distingue. Sin dudas, un ejemplo a seguir, se merece ser reconocido.
    Talento bien nuestro!!!

  3. Grande Dario, mi tío, mi amigo, mi entrenador, mi profesor, estoy tan orgulloso de vos, siempre pude contar en las buenas y en las malas, sos un gran ejemplo para muchos, te agradezco tanto de haberme inculcado al mundo de la música, gracias por tu compañerismo. Siempre lo digo sos mi segundo padre. Nos vemos pronto. Saludos.

  4. Grande Dario habla con el corazon y la humildad de un grande

    Ojala sigan rescatando a gente tan buena de nuestra Toma querida que tiene muchos para mostrar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *